El marketing directo ha muerto.

¡¡Viva el marketing directo!!