Lo que tu hijo de 4 años sí sabe hacer pero tú no.

Ludwig Mies van der Rohe decía aquello de “menos es más”. Steve Jobs mantuvo hasta el final su premisa de “un botón o menos“. Mari Carmen Rodríguez, mi madre, siempre me dijo que “la cama hecha y el cuarto bien recogido”.

Tres gurús como estos no pueden estar equivocados y quizás por eso siempre me han fascinado los diseños limpios y sencillos. Esos que la gente cree que los puede hacer su hijo de 4 años. Su hijo puede, sus padres está claro que imposible.

La idea de ir poco a poco dejando lo mínimo a la vista es siempre más complicado que añadir. Restar obliga a pensar en lo esencial y no deja espacio para la distracción. Si tu diseño es una mierda, llénalo de adornos. Si de verdad es bueno, déjalo tan puro como lo era en su esencia.

Y tanta palabrería para enseñarte el proyecto de packaging minimalista de Mehmet Gozetlik.  Si así ya te fijas en ellos, no te digo nada si estuvieran en medio del cristo de lineales que tenemos hoy en día.