Lo importante no es que vengas.

Me encanta la sinceridad. Es algo que en publicidad no se ve casi nunca. Hacer publicidad y decir la verdad es como intentar unir a Falete con el Nike+. Conceptos opuestos. Decía un tal Toni Segarra que la publicidad es el precio que tienen que pagar las marcas por no tener un producto memorable. O en otras palabras más de andar por casa: si tu producto es una mierda, publicítalo.

Y en esas estamos, vendiendo, y viendo, cientos de productos y servicios que no aportan absolutamente nada nuevo a la sociedad. No dicen la verdad por la sencilla razón de que no pueden. ¿Te imaginas cómo sería la publicidad si sus anuncios dijeran la verdad?. La letra pequeña pasaría automáticamente a tamaño de titular, al asterisco sería la foto y el logo, esta vez sí, iría bien pequeñito.

La consecuencia más clara de no tener un buen producto, es la infidelidad que procesamos hacia a las marcas y de ahí, precisamente, la obsesión de todos los anunciantes por captar y captar nuevos usuarios premiando a los nuevos y dejando de lado a los que ya son clientes. Aunque está demostradísimo que captar nuevos clientes es bastante más caro que fidelizar a los que ya tenemos.

Así que haz caso a McDonalds: lo importante no es que vengas, es que vuelvas. 

 

  • Si totalmente de acuerdo.
    Pasamos una gran parte del tiempo buscando clientes y desatendemos a los que tenemos

    Responder

  • Muy buena frase de cierre, un gusto visitar tu espacio, saludos.

    Responder