Publicracia. O cómo no atreverse a tomar decisiones.

Hoy presentas la campaña a una técnico en marketing, que te dirá que le gusta pero que se la tiene que presentar a su superior. Ese superior, que si está en la reunión hablará el último, te dice que le gusta pero te pide  que le añadas un par de cosillas. Por supuesto te dice que a él le gusta mucho pero que se la tiene que presentar a su jefe.

Días después te llega un email de la técnico en marketing reenviándote otro correo de su superior que a su vez recoge las impresiones de su jefe diciéndote que a su director de marketing, que ha visto la idea con el gerente, le gustaría poner otro titular y cambiar la foto, pero que la idea le gusta eh! De todas formas hay que esperar a ver qué opina el brand manager internacional. Ah, y otra cosa, te avisa de que está pendiente el presupuesto para poder enseñarlo al jefe del departamento de compras. Al parecer hay poca pasta y prefieren dedicarla a hacer una campaña antes a que a mejorar el producto.

Técnicos, directores de marketing, jefes de producto, directores comerciales, brand managers … es lo que tiene la publicracia, que todos opinan. Todos menos la idea. Que a estas alturas de idea ya no tiene nada.

Mientras esperas a que alguien te diga en qué queda la campaña, en New York, un grupo de gente se prepara para ver la SuperBowl. No son aficionados. Son los creativos, diseñadores y ejecutivos de cuentas la agencia de publicidad 360i. También les acompañan los directores de marketing y publicidad de las galletas Oreo.

De repente, en el tercer cuarto se va la luz y todo el estadio se queda a oscuras. 5 minutos después de ese apagón Oreo lanza esta gráfica por las redes sociales.

“La puedes mojar aún en la oscuridad”

Esa gente, los creativos de la agencia junto con los directores de marketing de Oreo, los que estaban reunidos en ese despacho de New York, sabían a lo que iban. Iban a lanzar la primera campaña de publicidad casi en directo dependiendo de lo que pasará durante ese partido.

Los americanos, que para todo tienen un nombre, y en inglés of course, le llaman a esto On The Fly Advertising. Básicamente es tener un equipo de creativos y clientes analizando todas las posibilidades que pueden darse en un evento para crear la campaña que mejor aproveche esas diferentes posibilidades y así lograr un mayor impacto. Esta pieza obtuvo casi 16.000 retweets y convirtió a Oreo en el triunfador de la SuperBowl.

Ahora imagina ese despacho de New York. Imagina la decisión, atrevimiento y los huevos que hacen falta para aprobar, en menos de 5 minutos, el concepto, el diseño y las diferentes piezas que se puedan lanzar por la red.

Eso sólo lo hacen clientes que no temen tomar decisiones. Que se atreven a confiar en su instinto en vez de esperar que el superior de su superior apruebe una campaña que ellos no se atreven a defender. No vaya a ser que alguien hable del anuncio.

Como si eso fuera malo.

    • 15/02/2013 a las 8:18

    Isus, no es una cuestión de huevos.

    El problema es de base. This is Spain. Y ya sabemos cómo funcionamos en Spain.
    Y si alguien no lo sabe que se lea este artículo que, allá por el 98, escribía Pérez-Reverte:
    http://arturoperez-reverte.blogspot.com.es/2010/04/remando-espero.html

    Responder

    • 15/02/2013 a las 22:09

    Más razón que un. Como cerdos en el barro. Sigue así ,) Grande.

    Responder

  • Lo de “La puedes mojar aún en la oscuridad” como que no entiendo, pues pierde sentido justo en esa frase toda la estrategia anterior.

    Responder

    • 29/04/2013 a las 12:18

    Para mi esta muy buena.
    Saludos.

    Responder

    • 31/05/2013 a las 17:42

    Grandísimo post.

    Responder

  • Buen aporte.
    Gracias :-)

    Responder

    • 12/06/2013 a las 11:07

    Las OREO, buenas están. Estar, están.

    Responder