Nos mandamos al paro.

Nos montamos los muebles. Nos imprimimos las fotos. Nos organizamos los viajes. Nos servimos nuestra comida. Nos recogemos nuestra comida. Nos hacemos nuestra propia web. Nos servimos gasolina. Nos cobramos en las nuevas cajas automáticas. En los peajes. En los parkings. En la zona azul. Nos hacemos una clase de spinning con monitor. Led por supuesto. Nos creamos nuestra propia huerta. Nos autodiagnosticamos. Nos automedicamos. Nos reparamos el coche. Nos lavamos el coche. Nos editamos los vídeos. Nos vemos las pelis en casa. Nos damos lecciones de inglés. Nos sacamos un sandwich de la máquina. Una manzana de la otra. Nos compramos la ropa por internet. Las entradas. La música. El café. Nos saltamos la publicidad. Nos fabricamos nuestros propios objetos 3D.

Nos sobran intermediarios. Hasta que nos damos cuenta de que somos uno ellos.

    • 07/11/2013 a las 14:38

    Nos gustan tus posts.

    Responder

    • 07/11/2013 a las 14:40

    Menos dramas. Es ley de vida.

    Responder

    • Aunque creo que sobra mucho intermediario en general, también creo que tienes razón en el fondo de la cuestión. Nos quejamos de que no hay trabajo pero somos los primeros en apoyar las iniciativas que prescinden de empleados para usarlo como excusa para un precio bajo. En fin. Nos mordemos la cola.

      Responder

    • 07/11/2013 a las 17:53

    Mientras no se invente una máquina que sepa interpretar las emociones humanas, que te pueda decir “buenos días” mirándote a los ojos y no con voz de lata, que te regale una mandarina para tu hijo, que pegue un celo a la banda de la tarjeta si el lector no la lee… seguirán existiendo intermediarios cuyos servicios estés dispuesto a pagar una y otra vez.

    Responder

  • Demoledor. Genial. En menéame right now.

    Responder

      • 07/11/2013 a las 18:46

      Y en todo ese proceso se nos olvido ser ciudadanos. Somos un país de intermediarios menos en lo que implica el intercambio entre ciudadanos y el pais el exigir y controlar para que el sistema se mantenga. Yo nunca fui ciudadano pero si fui la mayoría de lo que se describe aquí. Quizás sea el único que olvidó ser ciudadano, controlar y decir que algo estaba mal y actuar en consecuencia, pero lo estoy pagando y lo seguiré pagando el resto de mi vida, quizás en otro pais donde no sea necesario ser ciudadano para vivir o en el que aprenda lo que es serlo.
      Podría quejarme por todo lo que he hecho por todo lo que he trabajado y pensar que otros deberían haber defendido mi ciudadania solo por un voto cada 4 años pero no seria justo para mi, porque sinceramente cuando vi que algo estaba mal me no tuve el valor ni la fuerza para solucionarlo ni para intentarlo.
      No he llegado a mi situacion de casualidad ha sido una constante permisividad de mis derechos ocmo ciudadano y creo que ya es tarde para pedir cuentas cuando nunca he sabido ni querido exponerme a quien usaba mi ciudadania como moneda de cambio sin pedirme permiso sin consultarme, pero sinceramente me daba igual mientras las cosas funcionaban.
      Ahora ya no funcionan y se que en parte mi falta de accion mi silencio mi permisividad a permitido pequeñas cosas y luego han crecido. un pais no puede subsistir sin ciudadanos activos. Pero solo es mi forma de verlo actualmente antes jamas hubiera visto desde mi realidad razonablemente acomodada lo que produciria. Miento lo sabia pero me dio igual.

      Responder

    • 07/11/2013 a las 18:35

    Un terrorífico elogio de la pobreza acabas de hacer. Trabajos sin cualificar y que no aportan nada al bienestar del hombre, y tenemos que mendigar por ellos? Vamos a hacer nuestra vida más incómoda para que alguien pueda estar ganando el salario mínimo? El mundo que echas de menos es horrible, si hemos descubierto como hacer más empleando menos horas-hombre de trabajo deberíamos evolucionar a una sociedad en la que el trabajo fuera algo menos omnipresente, Hace 80 años que Bertrand Russel lo dijo en su elogio de la ociosidad, y aún muchos seguís suspirando por la esclavitud moderna que es un trabajo de salario mínimo. La única posibilidad que le queda a este mundo es la renta básica universal

    Responder

      • 07/11/2013 a las 20:18

      Totalmente de acuerdo contigo. Debería ser positivo que las máquina nos quiten el trabajo, siempre que sea para disfrutar algo más de esta vida. Además si potenciamos la industria con el único objetivo de repartir el trabajo, nos machacamos el planeta a la de 3. En esta sociedad en la que no todo el mundo quiere trabajar, lo más justo sería una renta por vivir. Se acabarían muchos puestos a dedo que no hacen más que estorbar. Siempre habrá, por suerte, personas con inquietudes y ambiciones que si van a querer evolucionar, trabajar y vivir mejor. A vivir mejor que esta vida es corta!

      Responder

      • 08/11/2013 a las 12:44

      Hola David. Gracias por tu comentario.
      Creo que he debido escribirlo fatal porque no has entendido nada. No defiendo no evolucionar, sólo digo que cada uno reflexione para saber si está aportando algo en su curro, o es simplemente un intermediario. Para mi estos últimos tienen los días contados.

      Responder

  • Gracias por el artículo, excelente blog.

    Responder

  • Entiendo que quieres hablar del fin del intermediario, del que no aporta valor, del que solo tiene una agenda de contactos. Sin embargo, también parece que hables de las políticas de austeridad domésticas a las que nos han abocado las políticas de austeridad globales. Yo puedo cocinar y ver pelis en casa, pero ¡mucho mejor ir a cenar a la salida del cine!

    Responder

    • 24/11/2013 a las 23:34

    Por una lado, qué bien escrito. Envidia.
    Por otro. me ha hecho pensar. Gracias.
    Y otro, muy Interesante el punto de vista de David aunque no comparto las conclusiones.

    Responder

    • 03/12/2013 a las 10:32

    No, no, no es así, ves a comercio donde te dan los buenos dias, confía en un fotógrafo profesional, cuando comas fuera ves al bar o rte de la esquina el de toda la vida. etc etc… Menos Starbucks, Mc Donals, washap y más quedar con amigos tomando una cerveza o comiendo pipas en el parque. Si nos dejamos llevar así nos va.

    Responder

    • 03/12/2013 a las 10:47

    Esa es la CRUDA REALIDAD, y ante tan aplastantes argumentos lo único que se me ocurre es un poco hitleriano…..¿SOBRA GENTE?

    Responder

    • 15/12/2013 a las 12:07

    Nos han convencido de lo que tú dices, true, pero ¿es cierto? ¿o sólo es el espejismo inválido de los seres no autosuficientes que vía internet -por supuesto- se creen capaces de que por comprar unas manzanas, saben algo sobre la fruta del paraíso? Nos hacemos todas esas cosas y casi todas las hacemos de modo vulgar, rápido, con los ojos wide shut que decía Kubrick (y la nariz tapada de alergias, el tacto con guantes de látex, el oído ocupado por los cascos del mp3, el gusto ornado en un paladar de poliuretano).

    Nos hacemos nuestra web siempre que venga de unas plantillas monísimas, -vivimos en el mundo plantillas- y nos servimos la gasolina caminando de puntillas sobre los charcos de gasoil que otros autosuficientes han dejado antes -charcos que jamás salen en los reportajes del precio de combustible-, nos hacemos comidas con recetas para primates con microondas … hemos aceptado un trato por el que regalamos más beneficios a los empresarios sin importar la letra pequeña del contrato que dice, en su apartado 21: “y todos los artesanos serán exterminados, digo retirados”.

    Un dato falso más: nos editamos nuestros vídeos con el -según los últimos estudios, trece por ciento de la funcionalidad del software. Los intermediarios se han quedado con el inútil 87% (pero sabemos dónde viven).

    Responder