Indecencias decentes.

Es indecente que unas chicas lleven un maillot que simula el color de la piel dando la impresión de que están desnudas. Pero al finalizar una etapa de cualquier vuelta a ciclista, dos estupendas mujeres objeto besan a los ganadores. Es indecente que un speaker durante una pausa del partido entre República Dominicana y Nueva Zelanda del pasado mundial de basket, diga “quién pudiera pasar una noche con una de las dreamcheers”. Pero no es indecente que chicas medio desnudas bailen en cada descanso. No vaya a ser que perdamos interés. Es indecente que un equipo de baloncesto femenino tenga que jugar con un maillot apretado. Pero no es indecente que ni un espacio deportivo dedique ni un minuto a la semana a hablar de baloncesto femenino. Excepto si hay sexo de por medio. Entonces sí.  Es indecente que una marca de ropa, o dos, atente contra la ética a costa de la moda. Pero no lo es que la gente que hace esa ropa esté siendo explotada. Es indecente que los partidos políticos hayan costado casi siete mil millones de euros a España. Pero no lo es que elección tras elección sigan ganando los mismos.  Es indecente que un árbitro pite un claro penalti en el último minuto y haga perder a tu equipo. No lo es que ese equipo tuyo, junto con el resto, deban más de quinientos millones a hacienda.

Que digo yo, si nos vamos a escandalizar, que sea por lo verdaderamente importante.

    • 05/11/2014 a las 18:03

    me encanta tu punto de vista muy original es muy inteligente y cool tu manera de ver al mundo sigue adelante ……..xoxoxo

    Responder

Respuesta directa a hellen (Cancel)