Fans de bandera.

Desde ayer todos somos expertos en motociclismo, y en kárate. Pero sobre todo, en nacionalismo.

Más allá de que ayer se cayera un mito, aunque el que se arrastrará por el suelo fuera Márquez, me gustaría rescatar la última carrera de Fórmula 1 de 2010 en Abhu Dabi cuando un tal Vitaly Petrov le amargó la carrera, y el campeonato, a Fernando Alonso. Por recordar.

Vettel y Alonso se jugaban el campeonato en la última carrera. Durante más de 40 vueltas un puto ruso (cito los comentarios del Marca) no se dejó adelantar por Alonso. Defendió su posición a muerte incluso sacando al asturiano de la trazada en varias ocasiones. Aquel puto ruso no se jugaba nada mientras que Magic podía ganar el campeonato del mundo. Aún así no se dejó adelantar.

En 2010 un puto ruso se convirtió en el hombre más odiado de España. Ayer lo fue un italiano. Ayer Alonso era Rossi. Petrov era Márquez.

Supongo que todo depende de la bandera con la que se mire.